June 29, 2010

El gran crimen


Ayer fue asesinado el candidato del PRI al gobierno de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú. Los hechos ocurrieron en Ciudad Victoria por la mañana, a seis días de las elecciones estatales.

El ataque se suma a los cientos o miles de golpes de violencia ocurridos en todo el país a lo largo del gobierno calderonista, y cobra especial importancia por ser un crimen que atenta contra un proceso democrático en marcha.

Ante una sociedad temerosa y harta de la violencia, Felipe Calderón atina a declarar sobre el incidente:


“Se trata de un hecho no contra un candidato de un
partido político,
sino contra las instituciones democráticas.”


Inconscientemente (como todo lo que hace), el presidente da en el clavo, remontándonos no a una carretera estatal cubierta de casquillos y sangre, sino a una elección presidencial ocurrida hace 4 años, donde él, junto a una cúpula de poder corrupta, despojó a México de todo poder institucional que hubiera sobrevivido al priismo y foxismo anteriores a su gobierno.

Desde finales del 2004 y hasta las elecciones presidenciales en julio del 2006, el panismo y empresas aliadas a él se enfocaron en derruir el incipiente sistema democrático mexicano, amedrentando a la oposición, posicionando en puestos claves a aliados que asegurarían un triunfo ilegal, y usando todos los recursos del Estado mexicano para infundir en el público un terror irracional hacia un enemigo inexistente que tomó forma en Andrés Manuel Lopez Obrador.

Un país que ya se encontraba dividido por las grandes barreras de la pobreza y la riqueza, del acceso o la falta del mismo a los medios oficiales, del poder y del esclavismo, se dividió aún más por una campaña de odio que hoy en día aún esparce su veneno por el tejido social de México.

Un país que ya sufría por instituciones débiles, viles cascarones inservibles, fue arrasada en poco tiempo por un poder real y funcional: la delincuencia organizada.

Finalmente, las elecciones se decidieron no en las urnas, sino en lujosas oficinas, privadas y públicas, donde los dueños del dinero y el poder acordaron darle el triunfo adelantado a Felipe Calderón, un burócrata gris y sin experiencia, un personaje perfecto para utilizar a su antojo. Con la ayuda de un sistema electrónico ideado por un familiar del candidato, la maestra Gordillo, los dueños de Televisa, TV Azteca, Bimbo, Cemex, Grupo Carso, el priismo/panismo y un largo etcétera de turbios personajes decidieron el lúgubre rumbo de México, pisoteando irresponsablemente el albedrío popular.

Al frente de un gabinete igual de improvisado e impuesto con ignorancia, Felipe Calderón se ha dedicado exclusivamente a solucionar la falta de legitimidad con la que asumió el poder; a demostrar, de manera más que superficial, que él y nadie más ostenta el poder en México. Un juego de machos que, evidentemente, no podía ganar ante una de las mafias más poderosas del mundo.

Envalentonado, Calderón declaró la guerra ante el narco (esa vaga presencia que viaja en primera clase y corrompe juventudes en todo el mundo), prometiendo seguridad al pueblo recientemente despojado de toda certeza.

Hoy, a cuatro años de su grito de guerra, Calderón sólo puede gemir como un cachorro arrinconado y asustado, pidiendo la unidad nacional que él, más que otra persona, ayudó a destruir. Hoy busca a sus opositores para encontrar soluciones a su infantil error, sin darse cuenta que la serpiente vive en su propia casa.

Si México ha caído en una espiral de violencia insostenible es precisamente porque Calderón decidió unirse con un poder más perverso que el narco: la oligarquía rapaz que ha explotado al pueblo mexicano al grado de no tener más opción que unirse a la delincuencia y la ilegalidad.

Calderón dirige esa gran empresa llamada “Impunidad e Injusticia, A.C.”, jefe de los jueces corruptos que encarcelan a activistas sociales antes que a gobernadores pedófilos y traficantes de menores. Es socio de esos ladrones cuyo primer nombre es Banco de Algo, por cuyos bolsillos pasan, diariamente, los millones de dólares que alimentan las operaciones de la delincuencia. Es compadre y siervo de ese gran fracaso que es la SEP y su SNTE, el sindicato más ineficiente y destructivo que ha conocido esta nación, y a quien debemos, finalmente, todos nuestros fracasos.

Un país ignorante, hambriento y debilitado moralmente es lo que Calderón heredó de sus sucesores, y ahora puede estar orgulloso de que también sea uno de los lugares más peligrosos de la Tierra. Su guerra ridícula ha deformado a toda la República, regalando las calles al ejército y los puestos públicos a los más criminales, aliándose sin salida con los medios voraces que cotidianamente le pasan factura por ungirlo como presidente. Ha vuelto a toda la población una barrera de carne y hueso para cubrirse, por un tiempo indefinido, de la violencia que eventualmente alcanzará a todos. El asesinato de un candidato a gobernador es una tragedia, pero es sólo otro renglón en la lista interminable donde niños, mujeres, ancianos, activistas, periodistas, indígenas, sindicalistas desempleados, estudiantes e instituciones ya son sólo un número anónimo, un daño colateral más.

No hay salida sencilla ni rápida al caos espiral en que Calderón nos ha terminado de hundir. Y menos si en la “Unidad” que se plantea siguen a la cabeza estos personajes y empresas oscuros que verán, como siempre, sólo por sus propios intereses. La única forma en que podemos crear un nuevo pacto social, sin desconfiar los unos de los otros, es aceptar de manera unánime que el personaje que nos habla desde ese podio presidencial ha sido puesto ahí por un error humano inadmisible, que todos los que lo nombraron “presidente” son igual de responsables en esta masacre, cómplices de esa elección criminal que buscó, ramplonamente, hacer prevalecer el esclavismo del pueblo mexicano a manos de unas cuantas familias cegadas por una ambición inhumana y terriblemente destructiva.

Es un sinsentido brutal que Calderón y sus huestes llamen a una unidad nacional o abran cuanta Iniciativa México se les ocurra, todos sabemos que ellos son los criminales originales y los responsables del terror.

La admisión del robo de la elección del 2006 como el gran crimen de la delincuencia organizada, y el enjuiciamiento, uno por uno a sus perpetradores, es el primer paso para comenzar la reconstrucción del tejido social mexicano. Si es que este saco aún acepta enmiendas antes de convertirse en el más terminal de los lienzos funerarios.

June 25, 2010

Poema de amor


Siempre puede hacerse algo del dolor.
Tu madre tejía
bufandas de cada tono carmín.
Eran para Navidad y te mantenían caliente
mientras ella se casaba de nuevo, arrastrándote.
¿Podía funcionar,
cuando ella guardaba su viudo corazón
como si volvieran los muertos?
No sorprende, entonces, que seas así,
temeroso de la sangre, tus mujeres
como paredes de ladrillo, una tras otra.


Louise Gluck
Traducción de Emmanuel Caballero

June 23, 2010

Oraciones


Santa Encontrona Fortuita, permíteme echar patita.

San Ligador Afortunado, bendíceme empanochado.

≈ o ≈

June 22, 2010

Helena


Toda Grecia odia
los ojos quietos en su nívea tez,
el brillo olivo
de su estrado
y sus manos blancas.

Toda Grecia injuria
su sonrisa demacrada,
odiándola más
abatida y decolorada,
recordando encantos
y males pasados.

Grecia ve, inmóvil,
a la hija de Dios nacida del amor,
la belleza de sus pies frescos,
sus rodillas tan esbeltas,
y sólo podría amar a la doncella
si ésta yaciera
como ceniza blanca
entre cipreses funerarios.


Hilda Doolitle
Traducción de Emmanuel Caballero

June 17, 2010

Desolación


La mente clara
como un cielo abierto.
Tiempo de formar
un hogar silvestre.

¿Qué he hecho sino
vagar con los ojos
por el bosque? Así
conseguiré una esposa,
una familia, buscaré
algunos vecinos.

O moriré de soledad,
de hambre, rayo
u oso salvaje
(debo domar al ciervo
y vestir de oso).

Y tal vez crear un cuadro
de mis andares, un pequeño
altar junto al
camino, que al viajero
cuente que aquí
vivo, en lo agreste,
despierto y sereno.


Allen Ginsberg
Traducción de Emmanuel Caballero

June 15, 2010

Poems from the Madhouse of Mondragon - III



A madman touched by heaven's curse
sings shamefully in a corner
his songs talk of angels and things
that take the joy from the human eye
life rots at his feet like a rose
and near his tomb, there goes
a Princess.


Leopoldo Maria Panero
Translated from spanish by Emmanuel Caballero

June 14, 2010

Vuelo




June 13, 2010

Memory II



I'd like to write
your footstep story;
it's splendid gesture hiding
in the water and the borders
of the ardent evening shadow.


Evelio Rojas
Translated from spanish by Emmanuel Caballero.

Distancia


Aunque puedas ver por millas
a través del lago hacia la montaña,
y aunque puedas imaginar
todo más allá, cumbre
tras cumbre y los ríos
uniéndose en su lento,
hinchado peregrinar al mar;
aunque pienses que sabes
cuan lejos viaja la luz del sol
para bañar las espigas de hiedra
y hacer a la pelosilla resplandecer,
para calentar la fría piedra
y reconfortar el corazón cansado;
aunque al nadar pienses
en cómo nadabas con ella,
echándose sobre las espaldas,
juntando los pies
y retándose de vuelta a la costa;
aunque creas haber llegado
a una idea de la distancia,
de cómo están tan lejos las cosas
siendo una la misma—
nada será igual, verás,
a la distancia
nacida del grito del ave
esa primera noche, y en la vigilia
de ese llanto, el silencio.


Mark Roper
Traducción de Emmanuel Caballero