May 24, 2010

Canción de la tarde



Que sea suficiente
esta sonrisa
por un momento,
aunque requiera esfuerzo.

A través del cuarto cálido
compartido bajo las velas
y cobijada por la noche,
esta mirada sin pena

Con la tuya se encuentra.
Escondida en el día
y formada por fuegos
ahora grises y muertos,

Ardiendo en otros cuartos
olvidados hace tiempo,
se forma de nuevo. Te veo,
cruzando la oscuridad y el fuego.


Weldon Kees
Traducción de Emmanuel Caballero

May 23, 2010

Belleza lunar



Esta belleza lunar
no tiene historia,
es completa y temprana;
si después tuviera
facción alguna
tendría un amante
en otra persona.

Este ensueño
guarda otro tiempo
y en el día
está extraviado.
Pues el tiempo son pulgadas
y el corazón es cambio
atormentado por los fantasmas
de lo perdido y lo deseado.

Mas esto no ha sido
labor de espectros
ni ellos han descansado
al término del mismo;
hasta que esto pase
el amor no conocerá
dicha dulzura
ni el dolor podrá
echar un último vistazo.


W.H. Auden
Traducción de Emmanuel Caballero

May 17, 2010

Poems from the Madhouse of Mondragon - II


Angels ride on the backs of turtles,
the fate of men is to stone the rose.
Another madman will die tomorrow:
none but the grave will know
of his bloody eyes.


Jose Maria Panero
Translated from spanish by Emmanuel Caballero

May 16, 2010

Poems from the Madhouse of Mondragon - I


Come here, brother, both on the floor
Snout to snout, going through the garbage
Whose warmth feeds the end of our lives
Without knowing how, fastened
To the burden we were born to,
Worse than death and oblivion
Clawing one final closed door
With the sound that makes children run
And toads scream at the edge.


Leopoldo Maria Panero
Translation from spanish by Emmanuel Caballero.

May 14, 2010

El Mundo y Yo



No es exacto mi decir
como el sol no es el sol.
Pero, ¿cómo ser precisos
si el sol brilla sólo aproximadamente?
¡Qué mundo tan ajeno!
Tal vez esto es lo más cercano
a aprehender un significado.
Mientras tanto, el mundo y yo
viviremos y moriremos como extraños-
como en un amor amargo, ambos dudando
de las razones para amarnos.
No, es mejor asegurarnos,
cada uno del otro - exactamente,
exactamente Mundo y exactamente Yo,
dónde fallamos en encontrarnos
por un instante, por una voz.


Laura Riding Jackson
Traducción de Emmanuel Caballero

May 10, 2010

Las danzas nocturnas


Una sonrisa cayó en la hierba,
¡irrecuperable!

¿Cómo se perderán
tus danzas nocturnas? ¿En matemáticas?

Piruetas y espirales puras -
cruzando el mundo

Por siempre. No me quedaré
sin belleza eternamente, el obsequio

De tu pequeño aliento, tus sueños
olor a pasto cortado, azucenas y azucenas.

Su piel sin comparación,
fríos pliegos de ego, la calla,

Y la flor de tigre, adornándose
con ojos, extendiendo sus pétalos ardientes.


Los cometas
cruzan tanto espacio,

Tanto frío y tanto olvido;
así se desmoronan tus gestos

Cálidos y humanos, deshojados,
sangrando su luz rosácea

Por la amnesia oscura del firmamento.
¿Por qué me han dado

Estas llamas? Estos planetas
que caen como bendiciones, como escarcha

Geométrica y blanca
en mis ojos, mis labios, cabello,

Conmovedoramente derritiéndose
hacia la nada.


Sylvia Plath
Traducción de Emmanuel Caballero.

May 04, 2010

May 02, 2010

Lo que dije


Pincha el brazo como veneno
saber que algunas cosas, al ser elegidas,
son tuyas y la noche
llega tan rápido en esta época.
Hay cosas que no está permitido decir.
Aún así se piensan, hasta que se vuelven uno.
Los dos chicos de camiseta rondan la calle
de nuevo, las patinetas descansan
donde la banqueta se hunde en falla geológica.
Parecen tristes, gritando y cayendo
mientras la fría niebla intenta ocultarlos de los carros.

La tormenta, ayer, vapuleó las hojas al suelo,
sisean, sisean las llantas contra los cortes
musicales de piano, hoy no de Chopin, que llegan de arriba.
Alguien trató de entenderte un día
y murió, mas no en el intento.
Golpea y golpea la hija del casero,
probándose botas nuevas en las escaleras traseras.

Las cosas se han estrechado tanto
que ninguna dicción hermosa podrá sacarte de ellas.
Sólo están las suelas de tus pies,
arrancando cada paso a bolsillos vacíos
donde cambio, llaves y plumas alguna vez golpeteaban,
hasta que los aventaste a un arbusto de la cuadra contigua
y llegaste a casa con los forros grises colgando
de tu abrigo como calcetas.
Olvidaste revisar el buzón
y al abrir la puerta
entró la noche contigo.


April Bernard
Traducción de Emmanuel Caballero