September 28, 2009

El altar



Construyamos aquí una amistad exquisita,
La flama, el otoño y la rosa verde del amor
Consumaron su conflicto en este lugar admirable;
Donde hayan estado, se encuentran, esta tierra es sagrada.



Ezra Pound
Traducción de Emmanuel Caballero

September 26, 2009

Estrellas errantes



Ellos son mácula en tus banquetes amorosos,
sentados a tu lado sin respeto.
Son pastores pensando sólo en ellos mismos,
nubes sin agua abandonadas al viento;
árboles de otoño sin fruto,
completamente muertos y sin cimiento.

Furiosas olas del mar,
espumando su propia vergüenza;
estrellas errantes
para quienes está dedicada
la oscuridad de la noche eterna.


Judas 1:12, 1:13
Traducción de Emmanuel Caballero



September 19, 2009

Ellos dirán


De mi ciudad, lo peor que los hombres dirán es esto:
Arrebataste pequeños críos al sol,
al rocío
y al destello jugando en la hierba
bajo el cielo
y la lluvia imprudente; los pusiste entre paredes
a trabajar, rotos y sofocados, por pan y un salario,
a comer el polvo en sus gargantas y morir descorazonados
por un puño de pago en ciertas noches de sábado.


Carl Sandburg
Traducción de Emmanuel Caballero

September 14, 2009

Oroboros



La música debe ser la cosa más improbable, y por ello más hermosa, del universo.

A través de las galaxias y los hoyos negros y cada centímetro de planetas habitables o inhabitables, la vida se creó por un sinfín de coincidencias inefables. Una de las ramas de esta evolución dio una pequeña flor muy hermosa, la mente humana. Y de esa flor fluyó el elíxir inagotable de la música.

Aún no se sabe a ciencia cierta qué originó a la música. Los rituales del movimiento, la necesidad de expresar emociones sin palabras, la satisfacción de los sonidos nuevos y los ritmos hipnotizantes... otra dimensión de posibilidades dentro del pensamiento que confluyeron armónicamente en el arte más sofisticado y violento.

La música es algo poderoso, a veces lo olvidamos, pero yo lo he visto actuar y lo respeto. He visto llorar a mis personas amadas con una canción, he visto los niños más felices bailar en un jam de jazz y he visto a miles de personas gritar indignadas y a todo pulmón los valores en los que creen y por los que morirían.

En mi propia experiencia, he experimentado con la música todo tipo de emociones; la paz, el enojo, la tristeza y el amor. Al mismo tiempo he descubierto una sensación más, cuyo nombre desconozco: el placer de la música misma. Ese momento en que las notas se funden con tu cuerpo en un verdadero roce de placer, haciéndote perder el control y cantas y bailas y sientes y lloras y te enamoras.

La música para mí es un acto espiritual, me hace trascender el cuerpo. Porque ya no soy yo, soy verdaderamente uno con el tiempo y el universo, con la materia que se mueve entre moléculas desplazadas en la frecuencia del acorde de re viajando de la guitarra a mi oído. Soy alguien más. Ya no éste de ahora, sino el niño que escuchó por primera vez la canción en la voz de su madre, el adolescente que la comprendió, el adulto que la hizo filosofía de vida. .

La música es esencial. Es el oroboros. Sin principio o fin. Existe en el espacio y se desvanece instantáneamente pero sobrevive en la mente de cada humano abierto a escucharla. Y a través de toda la especie se recrea y se reinventa establemente, formando el tejido más fuerte que conocemos. Es algo verdaderamente especial y hermoso.

Como el universo.

September 11, 2009

¡Monopolízame ésta!


El colmo de la perversa ignorancia del gobierno de Felipe Calderón viene empaquetado con dados y billetes falsos; es el Monopoly edición Vive México, que tiene como objetivo "promocionar de forma amena y diferente la riqueza cultural y natural de México".

Al anunciarse el proyecto, inmediatamente se lanzó una convocatoria para elegir los maravillosos parajes, ciudades o pueblos que formarían el tablero del juego, entre ellos
Tlacotalpan, Tajín, el Santuario de la Ballena Gris, Monte Albán, Teotihuacán y Chichen Itzá.

Todos bellos lugares, patrimonios protegidos de la humanidad. Esto significa: no son propiedad o monopolio de nadie.

Cualquiera que haya jugado Monopoly (o su versión región 4, Turista), sabe que el juego, básicamente, se trata de ser un gandalla apañador y joderte a todos los demás jugadores, comprando propiedades, construyendo desmesuradamente y cobrando por el simple hecho de caer en la casilla. Aunque los jugadores se representan con objetos como un zapato, un sombrero o un camión, el ícono principal del juego es un mágnate estadounidense de monóculo, sombrero y cigarrillo.

No preveer la imagen y mensaje que este juego conlleva resulta indignante, no porque debamos tomarnos muy en serio una edición de un juego popular, sino porque debemos tomarnos en serio la visión del país que tiene nuestro gobierno. Si este juego representa uno de los esfuerzos por reactivar la economía turística del país después de la influenza, me pregunto: ¿a quién le están pagando por pensar y desarrollar estrategias? ¿de verdad esto fue lo mejor que se les ocurrió?

De entrada resulta patética la falta de imaginación: sólo haría falta visitar Cancún para saber que este juego ya lleva varios años jugándose, y que prácticamente todo México es propiedad de los hoteles Holiday Inn o alguno de la cadena Hilton.

Más patético es balconearse así: mostrarle a un pueblo saqueado e indignado que tu estrategia de gobierno es venderlo todo al mejor postor para que haga de nuestras bellezas naturales e históricas un negocio personal.

Y finalmente: ¿quieren reactivar la economía del turismo con un juego de mesa? ¿Que no ven que la gente juega en su casa cuando no está de vacaciones?

Ya de paso deberían hacer una lotería de todos los nuevos impuestos, un Operando con síntomas de la influenza y un Adivina Quién de secuestradores (el secuestrador de la niña Vargas tiene bigotes? Mmm, sí).

September 08, 2009

Today


No soporto a toda esa gente nefasta que opina que ya todo está hecho o dicho, que los valores ya no existen, que el mundo está acabándose o que el rock está muerto...

Porque nunca ha habido tantas personas haciendo música honesta...

Porque nunca había habido tantos creadores de esculturas, instalaciones, dibujos, pinturas, edificios, programas de tv, transmisiones de radio o espectáculos en vivo...

Porque nunca había habido tantas personas investigando y estudiando el universo, desde lo meramente físico hasta el rincón más oculto de la psique humana...

Porque nunca habían existido tantos escritores de novelas, poemas, comics, artículos, blogs o twits, compartiendo a través de idiomas y países lo que es ser humano...

Porque nunca había habido tanta gente consciente de los derechos de todos los seres humanos, por estar vivos y tener esta maravillosa mente para superar nuestra injusta naturaleza...

Porque tenemos la tecnología necesaria para compartirlo todo con el simple hecho de quererlo.

Estamos viviendo el mejor momento de toda la historia del universo como lo conocemos y... ¿se atreven a denigrarlo? Bola de ingratos pedorros.